By In videojuegos

South Park: Retaguardia en peligro

South Park enganchó a una generación gracias a un humor diferente al que habíamos visto hasta la fecha. Diferente quizá no es el mejor adjetivo, más bien era transgresor en el sentido de atreverse a coger registros y hacer sátira de cosas que hasta entonces sólo ocurrían en pequeños círculos sociales de confianza. Fue precisamente en sus inicios, cuando la polémica era el gancho principal, cuando algunas marcas apostaron por hacer videojuegos. Curiosamente todos se desligaron del estilo de animación artesanal, y algo cutre, de la serie para apostar por el 3D. Ninguno de ello alcanzó una gran relevancia y es que, filas y fobias al margen, ninguno de ellos era un gran videojuego.

Tuvimos que esperar hasta el lanzamiento de ‘La Vara de la verdad’ para disfrutar de un juego a la altura de la serie. Obsidian dio con las clave: calcar la estética original para convertir el juego en un episodio interactivo y mantener toda la fantasía dentro del contexto de la serie a la vez que lo contextualizaba dentro de la visión de uno grupo de niños pequeños. Funcionó muy bien, la crítica lo recibió con los brazos abiertos y aunque breve, no porque se haga corto sino porque deja con ganas de más, fue una de las joyas de la anterior generación de consolas.

Cuando Ubisoft San Francisco anunció una segunda parte la recepción fue buena. ¿Cómo no iba a gustar una segunda parte de ‘La Vara de la verdad’? A priori, tenía todo lo que necesitaba para funcionar bien: una buena base, feedback y aprendizajes de la entrega anterior y muchos gags y personajes que no se utilizaron o que su aprovechamiento había sido mínimo. Hubo que esperar un poco, pero llegó.

Una vez más, este título ambientado en el universo de South Park se arropa de muchos gags, chistes y elementos de la serie original para construir a partir de ello. Como si hubieran diseccionado lo mejor de la serie y lo juntaran en un nuevo cuerpo con una narrativa y mecánicas diferentes. Una apuesta segura, conservadora desde el punto de vista de cualquier persona que vaya al día con la serie. Funciona pero lo que a simple vista parece un homenaje se acaba convirtiendo en una búsqueda continua de lugares seguros y reconocidos para que la poca construcción original que hay no se sienta ilegítima. O no canon que dirían otros.

Ubisoft San Francisco hace muchas cosas bien: su principal logro está en hacer crecer el sistema de combate introduciendo más variedad, elementos de estrategia sencillos y algunos elementos que aunque narrativamente están justificados rompen un poco, a nuestro favor, el ritmo del combate. Podemos prescindir de ellos, claro, pero cuesta rechazar esa sustancial ventaja que en más de un momento hacen que nuestra retaguardia no esté en peligro. Cambios frescos que muestran su mejor cara justo en la recta final del juego, donde el tercer acto se acaba convirtiendo en una consecución de enfrentamientos.

Desde una perspectiva narrativa la idea es buena: apoyarse en los episodios spin off de ‘Mapache y Amigos’ para construir una suerte de Civil War definitiva entre claros homenajes a personas de DC y Marvel más otros superhéroes inventados por los niños que resulta difícil de encajar en los héroes de estas dos franquicias. A partir de ahí, con un protagonista mudo, vamos avanzando y resolviendo el misterio que acecha a la ciudad de South Park. Lo que empieza bien, progresa mejor hasta llegar a un puñado de recursos y paradojas para llegar a una moraleja tan obvia y absurda que encaja a la perfección en el discurso del juego.

Al principio hablábamos de los transgresor, de cómo South Park se permitía hablar de temas tabú donde solo se hacían chascarrillos entre amigos o gente de confianza. Ese humor negro que ahora nos es más habitual. Aquí, como en el primer juego, vemos que atraviesan muchas líneas rojas y aquí me vais a permitir algunos spoilers: enfrentamientos contra abuelos seniles, mostrar la obesidad mórbida como un arma de destrucción, que Butters utilice mexicanos como villanos de mano de obra barata como villanos o el enfrentamiento contra Jared de Subway son solo algunos ejemplos. No se cortan, en el primer juego tampoco, pero en esta ocasión lo llevan más lejos (¡y sin censuras en Europa!) y, en mi opinión, con bastante acierto pero las sensibilidades es una cuestión muy subjetiva.

‘South Park: Retaguardia en peligro’ (o ‘South Park: Los Ventanales de la Justicia’ como he visto en Xbox) es una digna secuela de lo que se empezó con ‘La Vara de la verdad’, el conjunto funciona, muestras algunas carencias en el tramo final pero si eres fan de la saga y el primero te gustó, no dudes en darle una oportunidad. De hecho, si no has jugado al primero, te recomiendo que le des una oportunidad. Gracias al estilo visual tan característico de la serie no ha envejecido lo más mínimo y como punto de inicio, con un precio reducido, es genial. Por último, agradecer el esfuerzo por traer las voces originales en castellano. No son mis favoritas, me acostumbré a verlo en inglés desde que comenzó la serie, pero para quién se crió con la vocecita de Cartman en castellano, lo agradecerá.

, ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *